Un simple gesto que puede salvar una vida.

Que Rubén de la Red, ex-jugador de la Selección Española de Fútbol cuando fue campeona de Europa en 2008 , y del Real Madrid, decidiera incluir en su I Campus de Fútbol, unas horas de formación de prevención en el deporte y primeros auxilios, nos estaba indicando que algo está empezando a cambiar en el mundo del deporte. Si volvemos la vista a hace unos años, aún podemos recordar la imagen de este gran jugador desplomándose sobre el cesped. Fue gracias a una rápida y correcta intervención por lo que todo quedó en un susto, aunque, lamentablemente tuvo que dejar el deporte de forma profesional. Ahora Rubén es entrenador de fútbol de los más pequeños y está seguro de que es fundamental que todo deportista (adulto e infantil) conozca de primera mano, cómo debe actuar ante casos como éste, ya que no siempre hay personal médico en las instalaciones deportivas.

Marcando el camino en lo que se promete un matrimonio obligado entre el deporte y los primeros auxilios, De la Red, con verdadera  iniciativa y responsabilidad,  tuvo claro qué era lo que los niños tenían que aprender en su campus : lo que el mismo definió como “un simple gesto que puede ayudar a salvar una vida”, un simple gesto que permite seguir respirando a alguien que ha quedado inconsciente evitando así daños por falta de oxigenación cerebral y que puede ocasionar secuelas graves e incluso la muerte.

Cuando una persona queda inconsciente sufre una pérdida del tono muscular. Esto produce que su lengua repose o caiga hacia atrás, taponando así la entrada de aire a los pulmones y produciendo daños que pueden llegar a ser irreversibles.

Ese simple gesto al que De la Red hace referencia y que técnicamente llamamos maniobra de frente- mentón, libera la entrada de aire y garantiza la oxigenación del “paciente”  hasta que se produzca la llegada de los profesionales que comiencen con la atención sanitaria.

A pesar de plantear esta formación de forma lúdica y divertida, es increíble ver lo en serio que se lo toman  y lo extraordinariamente rápido que asimilan y aprenden  la técnica. En menos tiempo del que os podéis imaginar estos jóvenes deportistas adquirieron unos conocimientos que,  llegado el momento,  pueden llegar a ser vitales para ayudar a un compañero que haya podido sufrir un accidente de este tipo .

Poco a poco,  y gracias a la  ayuda y el compromiso de personas como Rubén y Tania, o Enrique Fernández, presidente del Club Balonmano de Móstoles (cuyo compromiso formando a sus monitores y entrenadores en primeros auxilios hacen que su club esté a la cabeza en este tipo de iniciativas en la Comunidad de Madrid) , podremos ir haciendo llegar estos pequeños gestos que pueden convertirse en un ayuda realmente ENORME.

 

 

 

 

 

 

 

3 comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*