Accidentes en el hogar

Mejor que en casa en ningún otro lado. Todos sabemos lo bueno que es llegar a casa y descansar después de un día duro de trabajo. Pero al tener niños hay que ser conscientes de los riesgos que existen dentro de diferentes áreas de la casa. La cocina y el baño son los puntos más críticos del hogar,  ya que existen tenemos todo tipo de productos de limpieza, objetos punzantes, productos no aptos  para la ingesta, etc. Algunos de ellos les llaman poderosamente la atención e intentan acceder a ellos en un momento en el que no estamos atentos.

Por eso es de una labor fundamental por parte de los padres y cuidadores el intentar prevenir y evitar este tipo de accidentes. Los accidentes más comunes son: ahogamientos, caídas, atragantamientos, quemaduras, intoxicaciones y lesiones no intencionadas.

El ahogamiento, generalmente en piscinas,  suele darse con más frecuencia en niños de 1 a 4 años y ocurre en un breve momento de descuido por parte de los adultos. Estos accidentes principalmente ocurren en piscinas particulares, en las que la atención y la vigilancia recaen exclusivamente en los propietarios de la misma. La tasa de mortalidad por esta causa puede llegar hasta el 50%.

Las caídas son la principal causa de ingreso en urgencias. La tasa de mortalidad por esta causa es menor que en otros accidentes, pero una “caída tonta” puede provocar graves daños y secuelas. Los puntos críticos en los que se pueden producir caídas son: escaleras, cuartos de baño (al resbalar las baldosas), la bañera, si no tiene un antideslizante adecuado, etc. Un niño de corta edad pueda caerse, ya que aun no tiene un dominio óptimo del equilibrio y juega continuamente aunque sea la habitación adecuada para ello.

Los accidentes provocados por fuego no son las más comunes, pero suelen tener consecuencias, a menudo, graves. Son producidos por velas, inciensos, o cualquier tipo de foco que al niño le pueda llamar la atención y lo toque o juegue con él. Estos accidentes pueden provocar quemaduras de diferentes grados, que en algunos casos llegan a ser muy graves. Las quemaduras también se pueden dar, por ejemplo, con la plancha encendida, en un momento de distracción por ejemplo, para atender una llamada, o abrir la puerta, o si requieren de nuestra ayuda en otro punto de la casa.

Pero sin lugar a dudas, el lugar de la casa más peligroso y en el que se producen más accidentes es la cocina. En ella pueden darse quemaduras, por tocar la vitro-cerámica encendida, o por derramamiento del aceite caliente de una sartén, o el agua hirviendo de una olla. También, si el horno está encendido, puede producir vapor muy caliente al abrir la puerta del horno, que puede provocar quemaduras al niño si se encuentra demasiado cerca. En la cocina también encontramos multitud de objetos cortantes que llaman la atención de los más pequeños. Algunos son obvios, como los cuchillos, las tijeras, etc., pero existen otros objetos a los que quizás no les prestemos demasiada atención pero que pueden producir cortes, como un rallador, un pelador de verduras, un cortador de manzanas, etc., objetos que además, suelen tener colores llamativos que pueden llamar la atención del niño.

Las intoxicaciones son otro de los accidentes más frecuentes que sufren los niños. Generalmente se producen por la ingestión de algún tipo de producto de limpieza, cosméticos, medicamentos, etc., a los que ha tenido alcance. Hay que tener en cuenta que algunos productos de limpieza contienen líquidos de colores que resultan muy atractivos para los más pequeños.  Por eso es muy importante tener estos productos fuera del alcance de estos, en estantes a alta altura, o armarios con cierres que ellos no pueden abrir.

Las lesiones no intencionadas  y atragantamientos son muy frecuentes, ya que este peligro lo encontramos en todo el hogar. Y el principal problema es que la curiosidad innata en las edades más tempranas les hace explorar los objetos metiéndoselos en la boca. La mayoría de atragantamientos son producidos por juguetes no aptos para tan corta edad por tener piezas demasiado pequeñas.

Según Adeslas, en su página sobre prevención de riesgos “La mortalidad por accidentes infantiles ha descendido de una manera notable en los últimos años, aunque existen grandes diferencias entre comunidades autónomas.” Y esto se debe a una mayor prevención en el hogar.

One comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*