El mejor regalo del mundo

 

Ya estamos prácticamente en Navidad y, como todos los años, llega el momento de pensar en qué regalamos a nuestros seres queridos.

Muchos son de complicarse poco, y optar por el muy socorrido perfume, la ya famosa “caja de experiencias” o algo de ropa. Otros,  algo más creativos, optan por las tiendas de “regalos originales” que, la mayoría de las veces, realmente no dicen nada ni del que regala ni del regalado.

También está el tema del presupuesto: tenemos que andar con mucho cuidado si queremos que las Navidades no nos dejen con los bolsillos del revés.

Y sin embargo, muchas veces el mejor regalo es el que tenemos delante de nuestras narices, aunque no nos demos cuenta. Y es que seguro que esa persona prefiere mil veces el verte más a menudo que tener el último modelo de móvil, o estaría más contenta con un día a la semana en el que veas con él/ella ese tipo de películas que le encantan, pero que jamás ve contigo.

Y es que, al fin y al cabo, el mejor regalo que podemos hacer a cualquiera que nos quiera es nuestro tiempo, nuestro cariño: el mejor regalo, sin duda, eres tú.

 

Cosas divertidas que sólo puedes hacer en invierno

 

Llega el invierno, y con él  el frío, la lluvia, la nieve… y las ganas de quedarse en casita con el típico plan de mantita y peli, ¿verdad?

¡Pues no! El invierno es una época única que podemos aprovechar al máximo, así que ¡corre y sal de la manta!, que te ve vamos a proponer unos planes tanto para hacer solo como en familia que sólo puedes realizar mientras el fresquito dure.

 

  • Patinaje sobre hielo: un deporte de los más divertidos y que, aunque en según qué sitios te permiten hacerlo en cualquier época del año, parece que en invierno queda todo más fabuloso: esos gorritos, esos guantes de lana tan fabulosos… y esas caídas tan esperadas como divertidas. Si vas con tus peques, además, verás qué bien se lo pasan dando vueltas con un estilazo que no sabes de dónde han sacado, mientras tú intentas desesperadamente soltarte de la barrita de la esquina sin parecer un parapléjico.

 

  • Esquí y snowboard: nos estamos subiendo un poco a la parra, porque este plan ya requiere algo más de rascamiento de bolsillo. Pero una vez es una vez, y no hace falta que te vayas al Mount Blanc: la sierra de Madrid tampoco está tan mal. Te dejamos elegir si prefieres unos esquís o una tabla de snow. Eso sí, si no lo has probado antes, ten cuidadito con los árboles y criaturas vivas de tu alrededor. No queremos accidentes.

 

  • Guerra de bolas de nieve: esto no podía faltar. Dicen por ahí que un invierno no está aprovechado del todo si no has tirado bolas de nieve a tus padres, hijos, amigos, o incluso a la vecina del quinto. El plan invernal por autonomasia: divertido, puede contar como deporte, y además ¡es gratis! Así que deja la vergüenza atrás y vuelve a sentirte como un niño. Lo de los fortines, muñecos de nieve y ángeles en el suelo, lo dejamos a tu elección ;)

 

  • Ver Cortilandia: ¡cuidado!, esto sí que puede ser un deporte de riesgo.

 

Y ahora, después de haber hecho todos estos planes, ya te dejamos volver durante un ratito a tu plan de mantita y peli. ¡Te lo has ganado!

Educar sin manual de instrucciones

 

Educar es siempre un reto y, además, no hay una forma concreta para hacerlo bien. Por muchos manuales y revistas infantiles que leas antes de tener a tu primer hijo, ten claro que la realidad va a superar con creces a la ficción, y que no hay manual de instrucciones en el que te cuenten qué va a ser lo siguiente que se le ocurra a tu peque, y mucho menos, qué vas a hacer tú.

La educación es un show en directo en el que, pase lo que pase, el espectáculo debe continuar. Por eso, mejor tomarse las cosas con humor, intentando hacerlo lo mejor posible, aunque sin considerarte un monstruo por no ser siempre un “padre de revista”.

Sobre todo esto, te dejamos una conferencia súper recomendable (y además muy divertida) sobre educar con humor.

 

Y ya sabes, si quieres, puedes comentarnos qué te parece, y contarnos tus experiencias!!!!

 

Princesas y superhéroes

Se acercan las navidades y, con ello, las campañas navideñas de juguetes. Muñecas y superhéroes empiezas a rondar los anuncios de televisión pero, ¿alguna vez te has parado a observar los estereotipos que éstos intentan vender a nuestros hijos?

El hecho es que, a pesar de que cada vez se le dé más visibilidad al sexismo que siempre ha estado latente en la publicidad, lo cierto es que desde las televisiones, las muñecas siguen siendo para las chicas y los balones de fútbol para los chicos. Pero, ¿alguna vez te has parado a pensar qué es lo que quiere realmente tu hijo, fuera de estos estereotipos? A una niña le pueden gustar las princesas, pero también los superhéroes. Los niños pueden preferir un balón o, por el contrario, un muñeco con el que jugar a “papás y mamás”.

No es cuestión de cambiar los roles de género, sino de ampliar las miras y darse cuenta que los juguetes no son “de chicas” o “de chicos”, sino que son para quienes les gusten.

Pero, mejor que nosotros, te dejamos a la pequeña Riley, que te lo explicará mucho mejor ;)

¿Jugamos juntos?

Ahora que se acercan las Navidades vemos cada vez más publicidad de juegos, juguetes y cosas que, seguramente, a tus hijos les entren por los ojos. Sin embargo, ¿has pensado que, más que tener toooodas esas cosas, tus hijos prefieran simplemente jugar contigo?

Seguro que es así y, por eso, te dejamos una serie de razones por las que también es bueno PARA TI jugar con tu hijo. 

  1. Fortalecerás tu relación con tu peque: no importa la edad que tenga; desde los primeros meses hasta la preadolescencia, jugar con tu hijo creará un vínculo especial entre los dos.
  2. Tu hijo ganará en creatividad… y tú también. Recuerda que nunca es tarde para imaginar y que, en un momento dado, una silla puede convertirse en el asiento delantero de un coche deportivo.
  3. También es divertido para ti. No nos lo niegues: lo sabemos.
  4. Es una fantástica forma de relajarse.
  5. Lo mejor que puedes hacer por tu hijo y por ti mismo es, por un ratito, volver a convertirte en un niño.
« Older Entries